Szukaj produktów

cera trądzikowa

¿Qué no hacer con la piel propensa al acné?

Qué pasa con el acné: ésta es una pregunta que se hace mucha gente. El problema del eczema afecta por igual a adolescentes y adultos. En los últimos años, los problemas cutáneos se observan en un número cada vez mayor de personas. La contaminación, el estrés, el abuso del alcohol y el tabaco, la mala alimentación… todo ello provoca la aparición de problemas cutáneos. El acné requiere cuidados especiales. No se trata sólo de utilizar los productos adecuados, sino también de una serie de actividades que agravan considerablemente el cutis. ¿De qué hay que cuidarse y cómo deshacerse del acné? He aquí una breve guía para ayudar a quienes se enfrentan a este grave problema. 

¿Cómo se forma el acné?

El acné y los granos reducen considerablemente la confianza en uno mismo, por lo que muchas personas recurren a todo tipo de medios para deshacerse de las molestas imperfecciones. Desgraciadamente, algunas soluciones pueden ser muy perjudiciales para la piel y empeorarla. El acné es una afección cutánea que se produce cuando los folículos pilosos se obstruyen. Esto conduce a la formación de puntos negros, espinillas, pápulas o, finalmente, lesiones inflamatorias del acné. Las principales causas del acné pueden ser:

  • Producción excesiva de sebo: las glándulas sebáceas de la piel producen demasiado sebo, lo que puede obstruir los poros,
  • queratinización excesiva de las células de la piel: las células de la piel pueden descamarse de forma anormal, creando poros obstruidos.
  • La bacteria Propionibacterium acnes está presente de forma natural en la piel, pero en el caso del acné puede proliferar en los poros obstruidos, causando inflamación,
  • Factores genéticos: la predisposición al acné puede ser genética.

¿Cómo cuidar la piel propensa al acné?

El cuidado de la piel con acné requiere delicadeza y comprensión de las necesidades de la piel. No sólo es importante lo que usamos, sino también lo que no hacemos. En Internet se puede encontrar una serie de diferentes maneras que supuestamente pueden hacer maravillas. Por desgracia, algunos de estos remedios son sólo temporales. De hecho, estas formas innovadoras pueden hacer más mal que bien. Con la piel propensa al acné, hay algunas cosas que debes evitar para no irritarla ni empeorar el acné. He aquí algunas recomendaciones:

  • Tocarse la cara. Evita tocarte la cara con las manos sucias, ya que las bacterias y la suciedad pueden empeorar el acné.
  • Exprimir los granos. Se trata de una práctica bastante habitual, pero es mejor evitarla. Exprimir las imperfecciones puede provocar irritaciones, infecciones y cicatrices.
  • Uso de productos agresivos. Los agentes excesivamente secantes o irritantes resecan la piel, lo que a su vez aumenta la producción de sebo y provoca más problemas de acné.
  • Sobreexposición al sol. Muchas personas afirman que los rayos UV mejoran la tez, pero esto es sólo temporal. A largo plazo, el sol contribuye al deterioro de la piel. Conviene utilizar protectores solares no comedogénicos.
  • Lavarse la cara con demasiada frecuencia. Un lavado excesivo puede eliminar los aceites naturales y provocar una sobreproducción de sebo.
  • Usar cosméticos pesados. Algunos cosméticos pueden obstruir los poros y empeorar el acné. Se recomiendan productos no comedogénicos que no obstruyan los poros.
  • Dieta. Aunque no hay pruebas científicas concluyentes que apoyen una relación entre la dieta y el acné, ciertos alimentos pueden provocar granos en algunas personas. Es una buena idea observar la reacción de la piel a los alimentos que se ingieren y evitar aquellos que parecen exacerbar el acné.
  • Estrés. El nerviosismo aumenta la producción de hormonas del estrés, que pueden contribuir a la gravedad del acné.

Cuidado de la piel con acné

¿Qué combate el acné? Los cuidados diarios adecuados desempeñan un papel importante. Sobre todo, es aconsejable utilizar limpiadores suaves diseñados para pieles propensas al acné. Los productos no demasiado agresivos ayudarán a eliminar las impurezas sin resecar en exceso la piel. Este tónico suave y sin alcohol ayuda a mantener el pH de la piel y a reducir la producción de sebo. Una hidratación adecuada con preparados que no obstruyan los poros desempeña un papel fundamental. Al salir al sol, siempre es importante llevar crema con FPS. También conviene conocer los productos que conviene eliminar. Estos son:

  • cremas y aceites pesados, ya que obstruyen los poros,
  • Exfoliantes fuertes y agentes secantes: irritan la piel y aumentan la susceptibilidad a las reacciones alérgicas,
  • cosméticos con alcohol.

Para los granos propiamente dichos, conviene utilizar productos dedicados a la piel con acné. Los cosméticos con moco de caracol que contienen alantoína, ácido glicólico, elastina, colágeno, proteínas, vitaminas A y E y otros nutrientes resultan útiles. 

Qué no hacer con la piel propensa al acné: resumen 

El tratamiento del acné implica una variedad de métodos, entre los que se incluyen el cuidado adecuado de la piel, medicamentos recetados, terapias hormonales (especialmente para mujeres con trastornos hormonales) y, en casos extremos, tratamiento con láser o terapias dermatológicas. También es importante prevenir las cicatrices mediante un tratamiento adecuado del acné, es decir, evitando apretar las lesiones y absteniéndose de utilizar cosméticos agresivos. Un cuidado adecuado con moco de caracol puede mejorar significativamente el estado de la piel y aumentar la confianza.